Personas voluntarias de corazón

Personas voluntarias de corazón

Poco a poco se ponen en marcha los proyectos de Cáritas con esperanza, pero con ciertas dificultades. Uno de los pilares fundamentales de Cáritas Huesca son las personas voluntarias que dedican parte de su tiempo a quienes más lo necesitan. Un apoyo imprescindible sin el cual no sería posible llevar a cabo todos los proyectos y programas que se desarrollan en la entidad.

No son pocas las áreas o ámbitos en los que estas personas voluntarias pueden participar. Desde la acogida básica en las parroquias, pasando por los talleres de formación para el empleo, el proyecto de apoyo escolar a menores o en la Agencia de colocación Trobaempleo. Asimismo, se puede colaborar en administración, recepción, cooperación, comunicación o formar parte de algún equipo parroquial, urbano o rural. Todo depende de la motivación que tenga la propia persona y de las necesidades que existan en ese momento dentro de la entidad.

“Por distintas razones hemos visto como los últimos años el número de personas comprometidas con la entidad ha disminuido y la pandemia tampoco ha ayudado”, subraya Serafín Ventura, responsable del voluntariado de Cáritas Huesca. Estos meses nos han llegado propuestas de colaboración puntuales y algunas periódicas. “Pero también ha sido evidente el parón de decenas de personas que, por su edad, salud o por miedo, decidieron paralizar su voluntariado en Cáritas durante la pandemia. Algunas todavía no han vuelto y otras ni si quiera se reincorporarán”.

Voluntariado e incertidumbre

Así empieza un nuevo curso que arranca con ilusión, pero la incertidumbre ha provocado la ausencia de varias personas voluntarias. Con una mayor incidencia en algunos proyectos como el de Apoyo Escolar a menores y en la agencia de colocación. Ambos con necesidad de incorporar nuevas personas voluntarias.

En el caso del proyecto integral de apoyo a menores se precisan personas que les guste trabajar con infancia en tareas de apoyo escolar con grupos reducidos de primaria o secundaria, con niveles desde segundo de Primaria hasta la ESO o Formación Profesional. Esta actividad se desarrolla exclusivamente en horario de tardes.

“Algunas personas con las que trabajamos en este proyecto pueden estar en riesgo de exclusión social, son de distintas etnias, creencias y culturas y responden a distintos modelos de familia”.

Verónica Lacasta, responsable del proyecto de Apoyo Escolar de Cáritas Huesca

Las personas que participen es importante que estén sensibilizadas y familiarizadas con la realidad que se plantea. “Se trata de un trabajo en equipo, con una metodología propia y con objetivos no sólo académicos sino de acompañamiento al menor en distintos aspectos de su desarrollo personal, familiar y educativo”, añade Lacasta.

En cambio, el perfil que se requiere en el caso de la Agencia de Colocación Trobaempleo es distinto. En este centro se realizarán tareas de oficina. Como pueden ser archivado, fotocopias, escaneo de documentos, destrucción de papeles, impresión de ofertas de empleo o incluso alguna tarea que precise el uso de Word o Excel, en caso de que la persona tenga conocimientos para ello. Además, se apoyará con la recepción de las personas que acudan al centro y se atenderán llamadas de teléfono.

Servicio y compromiso

El voluntariado en Cáritas Huesca es dedicación, servicio, compromiso y sobre todo es amor. “Todas aquellas personas que formamos parte de Cáritas Huesca, desde las voluntarias hasta las trabajadoras, pasando por las socias y donantes, somos una familia que nos importan y nos interesan únicamente las personas, y especialmente aquellas más vulnerables”, destaca Jaime Esparrach, secretario general de Cáritas Diocesana de Huesca.

Si alguna persona siente ese deseo o necesidad de ser voluntaria puede solicitar una cita a través de la web caritashuesca.org o en el teléfono 974 22 31 79.

Aprovechamos para dar las gracias a todas aquellas que ya forman parte de Cáritas Huesca. Ellas hacen posible que podemos seguir acogiendo y acompañando personas todos los días con la atención que se merecen.