Ante la soledad comunidad, vinculándonos

Ante la soledad comunidad, vinculándonos

Cáritas Diocesana de Huesca ha lanzado, por primera vez una campaña conjunta con la Delegación de Pastoral de la Salud, que refleja ese camino paralelo que estas dos entidades de iglesia han comenzado a recorrer de la mano. “Ante la soledad, comunidad. Vinculándonos para cambiar las cosas”, es el lema de esta campaña que se inició a principios de este año. Sin embargo, se vio eclipsada por los inesperados acontecimientos sociosanitarios.

Tras estos meses de desconcierto que nos han obligado a todas las personas, familias, empresas y entidades a adaptarnos, las palabras del lema toman más sentido y fuerza que nunca.

La soledad se ha ido asentando en nuestro entorno. La Asociación Estatal de Directoras y Gerentes en Servicios Sociales cataloga esta situación como el problema de exclusión más grave de la sociedad de este siglo. Ya no tenemos una red de proximidad, no conocemos a los vecinos, ni al tendero. Las personas no se sienten acogidas en su entorno porque la cultura de barrio casi ha desaparecido.

El Informe FOESSA en su primer capítulo, titulado “La gran desvinculación”, explica como “los vecindarios o los espacios públicos se han visto afectados por un fuerte individualismo y utilitarismo en las relaciones sociales, lo cual empobrece cualitativamente el capital social y la confianza social”.

¿Cómo recuperar la comunidad?

Como consecuencia de la pandemia y el obligado distanciamiento social, estas situaciones de soledad se han agravado. También han surgido movimientos sociales y vecinales que han recobrado tímidamente la esencia de la comunidad y la confianza social.

“Queremos suscitar una reflexión sobre cómo asomarnos a nuestra realidad y conmovernos con las vidas de otras personas para que dejen de ser invisibles…

  • Sensibilizar sobre las situaciones de soledad no deseada, desde una mirada de misericordia y dignidad.
  • Proporcionar herramientas para la animación de nuestras comunidades, adaptando nuestra acción a la nueva “normalidad”. 
  • Crear comunidad construyendo el Reino.

Con este nuevo escenario Cáritas Diocesana de Huesca está convencida de que ahora, más que nunca, hay que sembrar semillas de compromiso, responsabilidad e igualdad para que nazcan comunidades inclusivas, implicadas y vinculadas, incluso en la distancia.