Ayudar X dos en la declaración de la Renta

Ayudar X dos en la declaración de la Renta

“No cuesta nada ayudar X dos” es el lema de la campaña que lanzó el pasado 6 de abril Cáritas Huesca para animar a la sociedad a marcar las dos casillas en la declaración de la Renta 2022. La pasada primavera el 54% de las personas contribuyentes de España marcaron la casilla “otros fines sociales” de la renta. Esta solidaridad permite a la entidad oscense cada año poner en marcha o mantener diferentes proyectos sociales.

En 2021, Cáritas Huesca recibió 450.000 euros por la Asignación tributaria del IRPF, que representó un 27% de su balance anual. “El dinero se recibe de dos vías, a nivel estatal y autonómico, a través de convocatoria y sujeta a revisión-auditoría de la propia administración y otra auditoría independiente encargada por la propia Cáritas de revisión de cuentas anuales para cumplir los requisitos de transparencia, que requiere la ley de subvenciones”, apunta Chelo Pedrosa, responsable de administración de Cáritas Diocesana de Huesca.

Gracias a la “x” de los contribuyentes, el pasado año se desarrollaron en Cáritas Huesca un total de 12 proyectos en los que participaron 26 personas contratadas y 103 voluntarias. Se trata de proyectos de ayuda y acompañamiento directo a familias y a personas sin hogar; proyectos de promoción para personas y colectivos para mejorar su situación social; proyectos de formación para el empleo y empleabilidad y apoyo al voluntariado de la entidad.

Gesto de la X

Muchas veces no pensamos en el impacto que puede tener un detalle tan simple como hacer una cruz en dos casillas de nuestra declaración de renta. “En nuestra vida cotidiana utilizamos este gesto de la X para: nuestra lista de la compra, para rellenar un formulario, para señalar hechos o fechas importantes en el torso de la mano o en un calendario. Es importante que la tengamos presente también en nuestra declaración”, explica Pedrosa.

Su repercusión también es doble. Por un lado, nos hace solidarios, respetuosos y cuidadores con nuestra comunidad y por otro, las personas destinatarias reciben cuidados, acompañamiento, ayuda, entre otros apoyos. En 2021, Cáritas Huesca ha trabajado con 3.936 personas como beneficiarias del IRPF y detrás de cada uno de ellos hay una historia de vida.

Cada año se avanza en este sentido. El pasado ejercicio 11 millones y medio de personas contribuyentes en España marcaron la casilla solidaria de la renta. Sin embargo, todavía hay un 46% que no la marcan o solamente lo hacen con la casilla de la Iglesia católica. Dejar en blanco estas casillas supone que una parte importante de la recaudación del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) pase directamente a las arcas del Estado, en lugar de destinarse a fines sociales o al sostenimiento de la Iglesia.

Existen algunos perfiles básicos que no marcan ninguna de las dos casillas: el público joven que está haciendo su primera declaración; un grupo importante de personas que no marcan ninguna; o aquellas que sólo hacen la x en una de ellas porque piensan que se restan o se pagan más impuestos.  

“Podemos apoyar a cientos de proyectos de atención a personas en situación de pobreza y exclusión y, al mismo tiempo, la importante labor pastoral y litúrgica, que lleva a cabo la Iglesia católica en España”.

Eduardo López, del equipo de Sensibilización y Comunicación en Cáritas Española

Se parte de Cáritas

El contribuyente puede multiplicar su solidaridad al aportar el 1,4% de sus impuestos tanto al sostenimiento de la Iglesia como a los fines sociales. Este sencillo gesto no supone pagar más ni que se vaya a devolver menos en el resultado de la declaración.

Las personas que marcan las X en su declaración se tienen que sentir parte de las entidades sociales a las que va destinado este importe. De este modo, colaboran con proyectos de interés social y mejoran las condiciones de vulnerabilidad social y económica de su comunidad. Son parte de la construcción de una sociedad comprometida y activa con los demás. La repetición anual de ese compromiso para las entidades sociales es una fuente de financiación fidelizada y de reconocimiento de su trabajo social.

Evidentemente, la entidad cuenta con otros apoyos económicos, de financiadores públicos y privados.  “Agradecemos especialmente las aportaciones económicas de las más de 500 personas socias y los 150 donantes y empresas colaboradoras, que confían en nuestra labor social”, detalla Pedrosa.

Desde la entidad, recuerdan que “no cuesta nada ayudar X dos”. Asimismo animan a todas aquellas personas que quieran a sumarse como donante, persona socia, voluntaria o empresa colaboradora.