«No tener casa mata», vivienda digna

«No tener casa mata», vivienda digna

La situación generada por la COVID19 ha dejado patente la realidad de muchas personas sin hogar o de personas que habitan en infraviviendas, lugares poco saludables e inseguros. Entre tanta vulneración del derecho a la vivienda digna y adecuada, este domingo, 25 de octubre, se celebra el Día de las Personas Sin Hogar. El lema de la jornada es tan dramático como la propia realidad de toda aquellas personas que carecen de este derecho humano “no tener casa mata”.

La campaña ‘Nadie Sin Hogar es posible. Di basta’ de Cáritas pretende poner en valor la vivienda recordando que es un derecho humano. “La vivienda se ha convertido en la primera línea de defensa frente al coronavirus” -según Leilani Farha, relatora de Naciones Unidas para una vivienda adecuada. Las medidas de higiene, quedarse en casa o el distanciamiento social estricto no son posibles para las personas que viven en la calle.

Este año desde Cáritas Diocesana de Huesca no hemos podido hacernos visibles en la calle, como nos hubiera gustado. Pero para muchas personas la calle sigue siendo su única opción.

Vivienda según Foessa

Un hogar es más que un techo. El último Informe Foessa sobre Exclusión y Desarrollo Social en España demuestra que cerca de 2,1 millones de personas sufren inseguridad en la vivienda en nuestro país. Durante el Estado de Alarma se activaron varias acciones sociales para colectivos vulnerables. Algunas iniciativas fueron: suspensión de desahucios, prórroga en los contratos de alquileres, aplazamientos en pagos de renta de alquiler y concesiones de créditos ICO para asumir pagos de viviendas. Medidas que podríamos llamar “pan para hoy y hambre para mañana”, ya que se basan en aplazamientos o créditos que finalmente tendrán que pagar esas personas, sin importar la situación económica en la que se encuentren.

Aragón cuenta con 1.300 familias (con resolución favorable del Gobierno autonómico) en espera de un alquiler social, sin contar aquellas que tendrán que solicitarlo en los próximos meses. Sin embargo, la Dirección General de Aragón sólo posee actualmente 40 viviendas disponibles, destinadas exclusivamente a familias desahuciadas.

Existen propuestas autonómicas y locales para resolver el problema habitacional, pero por el momento la situación no ha mejorado. ¡Nadie Sin Hogar! ¿Y tú qué dices? Di basta.