Acción comunitaria

El programa de acción comunitaria se dedica a:

  • Animar y acompañar a las diferentes comunidades parroquiales de la Diócesis en clave de participación, dinamizando su actividad al tiempo que se refuerza su autonomía y compromiso en el territorio.
  • Ofrecer un modelo de acompañamiento orientado a la creación de comunidad y al ejercicio de la caridad mediante la animación de procesos comunitarios hacia el compromiso.
    • Generar espacios comunitarios de participación y encuentro que favorezcan la vivencia del proceso.
    • Fortalecer la participación del voluntariado y las personas beneficiarias de los proyectos en la definición, programación, ejecución y evaluación de las acciones de Cáritas.
    • Desarrollar iniciativas que posibiliten la corresponsabilidad de la comunidad cristiana en la acción caritativo-social.

El Proyecto Voluntariado busca fomentar y concienciar a voluntarios que se incorporen en las tareas de Cáritas, facilitar su acogida e incorporación a los programas, así como su integración en las Cáritas parroquiales, a las que se realiza un acompañamiento constante para que sean el fermento de la caridad en las respectivas comunidades cristianas. En 2013, el proyecto englobó a casi 500 voluntarios, de los que unos 200 formaron también parte de uno de los 15 grupos parroquiales existentes.

El Proyecto Formación se ocupa de promover y dinamizar la formación de los agentes de Cáritas, voluntarios y personal contratado, en aspectos profesionales y técnicos de la acción social que desarrollan, pero sobre todo de la identidad, misión, principios y valores de Cáritas. Siempre se incide, especialmente, en el amor como motor de toda su actividad, que es lo que llamamos “formación del corazón”. En 2014, se llevaron a cabo varias sesiones formativas, tanto para voluntarios como para trabajadores de Cáritas.

El Proyecto Sensibilización pretende denunciar a la sociedad y en especial, a la comunidad cristiana, las situaciones de pobreza y de exclusión existentes, despertando las conciencias para que propongan soluciones para enfrentarlas. Asimismo, dar a conocer a la sociedad el trabajo que Cáritas realiza para combatir la pobreza, invitando a colaborar y comprometerse con ella. Esta labor se afianza con la dinamización de las campañas institucionales de Cáritas, así como la elaboración y difusión de materiales informativos, artículos y entrevistas en los medios de comunicación social. En este sentido, merecen una atención especial, las tradicionales Jornadas de Solidaridad, que se celebran, desde hace 8 años, a finales del mes de noviembre.

La Animación Comunitaria en clave de Cáritas es el conjunto de actuaciones por las cuales se pone a la comunidad cristiana en estado de respuesta ante los retos de la marginación y la pobreza. De esta manera, desde la transformación de la realidad social trabajamos por el bien común. Desearlo y esforzarse por él es exigencia de justicia y caridad. Generaremos así participación y vida asociativa, pedagogía que implica a las personas, grupos y comunidades en procesos de cambio.

Partimos del protagonismo fundamental del voluntariado como seña de identidad de nuestra misión, y para ello apostamos por un modelo en el que las personas voluntarias participan activamente en todos los espacios de la organización. Un modelo que, en su dimensión territorial, tiene su base en las comunidades parroquiales. Proponemos como modelo de sociedad la solidaridad y la construcción de fraternidad desde un continuo análisis de la realidad.

En la misma línea, es objetivo del área animar a las comunidades a vivir una caridad abierta también a la dimensión universal del mensaje cristiano a través de la cooperación fraterna con otras comunidades, respondiendo con celeridad ante situaciones de emergencia en catástrofes y realizando un trabajo de sensibilización mediante campañas. Ante toda esta realidad Cáritas está llamada, por imperativo de su propia identidad evangélica, a comunicar y es esta dimensión evangelizadora la que hace de la comunicación una necesidad y una obligación para nuestra entidad. Mediante la comunicación externa por todo tipo de medios podemos incidir sobre las estructuras injustas, cada vez más globalizadas, las cuales generan la desigual distribución de los bienes, la migración extensiva y la cronificación de la exclusión y de la pobreza. A través de la comunicación se puede generar una conciencia alternativa, ofreciendo información, llevando a cabo acciones de sensibilización y denuncia, colaborando con los que están a nuestro lado en la lucha contra la pobreza aprovechando las nuevas tecnologías de la información y comunicación.

Todo este eje transversal se coordina bajo el área que toma por nombre Animación Comunitaria y se concreta por operatividad en las siguientes dimensiones:

  • Voluntariado
  • Acción en el territorio
  • Cooperación fraterna y campañas de emergencias
  • Sensibilización y campañas institucionales
  • Formación de los agentes
  • Comunicación e incidencia

Estas dimensiones se operativizan en cuatro Comisiones que ofrecen espacios participativos de coordinación, que trabajan de manera autónoma y que participan a través de sus representantes en el equipo de coordinación del área de Animación Comunitaria. Estas cuatro comisiones son:

  • Acción en el territorio
  • Voluntariado y formación de agentes
  • Cooperación fraterna y sensibilización
  • Comunicación e incidencia