‘EnlaZaDos’, reinserción social y laboral

‘EnlaZaDos’, reinserción social y laboral

El Centro de Solidaridad Interdiocesano y Cáritas Diocesana de Huesca participan desde hace varios años en la Coordinadora EnlaZaDos. Una red que aglutina a dieciséis entidades que desarrollan proyectos en los centros penitenciarios y los centros de inserción social (CIS). Esta plataforma, que es pionera en España y que nació en 2017, pretende ser la voz de las entidades sociales que trabajan con personas dentro y fuera de la cárcel, para quienes reivindican reinserción social y laboral.

Su denominación, EnlaZaDos, con esta grafía tan peculiar, no es arbitraria. Resalta de forma intencionada la “Z” y la “D” para aludir a los centros penitenciarios de Zuera y Daroca, que son las dos instituciones aragonesas donde se desarrollan la mayor parte de los programas.

Desde EnlaZaDos se promueven encuentros mensuales donde se coordinan entre todas las entidades para la gestión de las familias y de las personas reclusas, comparten experiencias de trabajo y se realizan aportaciones para mejorar la actividad de los diferentes proyectos. Incluso en ocasiones comparten intervenciones con participantes en común como es el caso de Cáritas Diocesana y el Centro de Solidaridad Interdiocesano de Huesca.

Durante la pandemia

Una labor que, junto a la intervención directa personal, se ha visto alterada por las restricciones que ha impuesto la situación de pandemia, provocada por la COVID durante los últimos meses. No tanto en su contenido como en su forma, ya que durante varios meses se anularon las visitas y acciones presenciales, lo que obligó a continuar el trabajo de forma telefónica y online, siempre en la medida de lo posible.

Debido a las circunstancias, “desde Cáritas no se ha podido atender a aquellas personas que están dentro del centro penitenciario. Pero sí se ha trabajado con las que se encuentran en el Centro de Inserción Social Rafael Salilla, clasificados en tercer grado”, afirma María Grasa, trabajadora social y responsable del Proyecto Pre-Incorpora y Reincorpora de la Fundación la Caixa y del Programa de Empleo de Cáritas Diocesana de Huesca.

“Desde que se desencadenó la pandemia, se han paralizado los programas en el Centro Penitenciario de Zuera, por los positivos. En el Centro de Inserción Social Rafael Salillas de Huesca se sigue atendiendo, cambiando la metodología y tratamiento por entrevistas online individual y grupal. Desde hace unos meses se atiende de forma mixta, online y presencial”, apunta Elena Palacio, trabajadora social del Centro de Solidaridad Interdiocesano de Huesca.

Intervención en adicciones

Desde que se fundó el Centro de Solidaridad Interdiocesano de Huesca se ha intervenido en los centros penitenciarios de Aragón, en la provincia de Huesca y Zaragoza. El acompañamiento se ha desarrollado con un equipo multidisciplinar, compuesto por una trabajadora social, psicólogos, educadores y terapeutas, expertos en adicciones. Se trabaja desde un enfoque biopsicosocial y en red con profesionales intra y extra penitenciarios.

En los centros se han llevado a cabo acciones de prevención en adicciones y reinserción de personas reclusas, exreclusas y con sus familias. También se han impulsado durante estos años programas de gestión de penas y medidas alternativas al ingreso en prisión. “Los programas están orientados a la reeducación y la psicoterapia, abordando temas como competencias sociales, prevención de consumo de sustancias, educación vial, violencia de género, habilidades sociales e intervención sociofamiliar”, explica Palacio.

Reinserción social y laboral

Cáritas Huesca desarrolla los Programa PRE-Reincorpora y Reincorpora con personas que se encuentran en Zuera y en el Centro de Inserción Social de Huesca. Desde 2017, se participa en este programa. Consiste en realizar itinerarios individualizados con las personas privadas de libertad. En el Programa PRE-Reincorpora se trabaja con las personas que se encuentran en segundo grado. Se continúa con ellas posteriormente a través del Programa Reincorpora, al que pasan cuando se les clasifica como tercer grado. En ambos programas se llevan a cabo sesiones grupales de habilidades sociales, competencias profesionales y tutorías individuales a todas las personas que deciden participar.

El Programa Reincorpora, que es el siguiente paso si realizan el itinerario completo, tiene una duración máxima de un año. Tras varias entrevistas de acogida, se establece el diagnóstico de empleabilidad y se programa el plan de acción junto con la persona interna. “Planteo alternativas de formación según el perfil y planifico acciones y aprendizaje para llevar a cabo un servicio a la comunidad, que los acercará al mundo laboral”, detalla Grasa. El objetivo del Programa es informar, orientar y acompañar al participante en su proceso formativo y laboral.

Cada una las entidades que forman parte de EnlaZaDos son piezas clave para la reinserción social y laboral de muchas personas que buscan una segunda oportunidad. Entidades como Cáritas Diocesana y el Centro de Solidaridad Interdiocesano de Huesca intentan promover proyectos y acciones que les permitan recuperar su vida.