Comercio Justo Huesca refuerza su equipo

Comercio Justo Huesca refuerza su equipo

Cáritas Huesca apoya la formación de calidad, por lo que acogerá en su proyecto de Comercio Justo durante los próximos meses a un alumno en prácticas, especializado en Gestión de Ventas y Espacios Comerciales.   

La Tienda de Comercio Justo de Cáritas Diocesana de Huesca vuelve a abrir los sábados hasta la celebración del Día Mundial del Comercio Justo, el 14 de mayo. A partir del 5 de febrero, el establecimiento abrirá al público de lunes a sábado, de 10.30 a 13.30 y de 17.00 a 20.00 horas.

Esta ampliación de horario es posible gracias a la incorporación de Ali Ahmedu Wely, un alumno que ha estudiado un ciclo formativo superior sobre Gestión de Ventas y Espacios Comerciales y que está realizando prácticas en la Tienda de Comercio Justo de Cáritas Huesca.

El establecimiento está gestionado desde hace años por un grupo de personas voluntarias, coordinadas por un técnico. Un equipo al que ahora se suma Ali con la intención de poner en práctica los conocimientos que ha adquirido en el curso.

Cree “firmemente en el modelo del Comercio Justo” y apoya “los principios sobre los que está sustentado”, así como “el gran valor social que aporta a la economía, especialmente a aquellas en vías de desarrollo”.  El Comercio Justo para él – comenta- es “llevar la justicia a la economía de mercado”.

Comercio Justo como sensibilización

Es un proyecto de sensibilización que desarrolla Cáritas Huesca y que su cara más visible es esta tienda. Un punto de venta de diferentes productos. Fundamentalmente de alimentación, aunque también se pueden adquirir diferentes artesanías o artículos de cosmética e higiene. Estos productos lo que tienen de especial es “la calidad, el cariño con el que están cultivados y la distribución equitativa de los beneficios económicos que se obtienen de la venta de los productos”, apunta Ali. Confiesa que sus favoritos son el café y el chocolate.

A pesar de las dificultades añadidas por las restricciones de la pandemia el proyecto de Comercio Justo ha seguido funcionando prácticamente durante todo el 2021. Sin embargo, algunas de las cooperativas con las que estábamos trabajando han sufrido grandes consecuencias por problemas con su cadena de distribución.

Es el caso de la Cooperativa de Mujeres de Somotillo en Nicaragua, que proporcionaba los anacardos a la Tienda de Comercio Justo de Huesca. Por ello, “ahora es más importante que nunca seguir apoyando a estas cooperativas y organizaciones”, añade Serafín Ventura Haro, responsable técnico del proyecto de Comercio Justo de Cáritas Huesca.

Alternativa de consumo

Con el fin de llegar a más personas y promover los principios del Comercio Justo entre la sociedad hace unos meses abrieron una página en Instagram (@comerciojustohuesca). Invitan a seguirla para conocer mejor los productos, su historia y el origen de cada uno de ellos.

Cáritas propone otra alternativa de consumo, responsable y solidario con las pequeñas productoras y comerciantes. “Se trata de tomar conciencia de que, con nuestra forma de comprar, contribuimos al desarrollo económico y social de las personas más desfavorecidas y a un modelo comercial que no excluye a las personas más débiles”, afirma Ana Sancho, técnica del equipo de Economía Solidaria de Cáritas Española.