Centro temporal de acogida para personas refugiadas ucranianas

Centro temporal de acogida para personas refugiadas ucranianas

Ante la grave situación que está viviendo el pueblo ucraniano y el masivo desplazamiento de personas refugiadas huyendo del conflicto, Cáritas Diocesana de Huesca, en colaboración con los Servicios Sociales Municipales y otras entidades sociales e instada por Cáritas Española, va a poner en funcionamiento un centro temporal de acogida.

Este espacio tendrá capacidad para acoger a unas 14 o 16 personas y estará ubicado en la Residencia de Carmelitas -plaza Navarra 7-, que ahora es propiedad de la entidad. Un edificio que todavía no se ha habilitado, pero se convertirá en la futura sede de Cáritas Diocesana de Huesca.

Este centro temporal de acogida se va a adaptar para ofrecer alojamiento y desarrollar actividades para estas personas, mientras se afronta esta crisis. Tanto los talleres ocupacionales de Cáritas Huesca como su empresa de inserción, Carinsertas, están colaborando para realizar el acondicionamiento y suministrar el equipo necesario para esta iniciativa.

Se están gestionando donaciones de las Madres Carmelitas, que ya han donado una lavadora y una secadora, al igual que la empresa Serfey, que proporcionará material de limpieza para poder poner a punto las instalaciones. Las Cofradías de Huesca han ofrecido recursos para todo aquello que sea necesario, como también lo han hecho otras empresas de la ciudad.

Colaboración y donativos

Desde que se difundió la noticia de la creación del centro temporal de acogida entre las personas más cercanas de la entidad, ya se han recibido multitud de solicitudes y ofrecimientos de donativos y ayuda de ciudadanos, entidades y empresas oscenses. Cáritas Diocesana agradece la respuesta tan generosa y rápida que está recibiendo desde el inicio de la crisis de Ucrania. A día de hoy la entidad ya ha recaudado más de 15.000 euros en donativos para la campaña Cáritas con Ucrania.

Jaime Esparrach, secretario general de Cáritas Diocesana de Huesca, explica que “no necesitamos más personal voluntario por el momento, pero esto sólo es el principio. Hasta que no lleguen personas refugiadas al centro no se empezará a trabajar”.

En ese momento, será cuando se necesiten más personas voluntarias para atender tareas de organización del espacio y su actividad, traducción (ucraniano, ruso, inglés), actividades con la infancia, clases de castellano, apoyo psico-social o acompañamiento en gestiones y adaptación a la ciudad. “Aunque muchas personas ya se han ofrecido para colaborar voluntariamente en el centro”, apunta Esparrach. Aquellas que quieran o puedan colaborar en alguna de las tareas citadas.

Colaboración y donativos

Cáritas Huesca recuerda que se pueden realizar donaciones tanto para la campaña de Ucrania como para los gastos derivados de la puesta en marcha del centro temporal de acogida que se va a habilitar próximamente. Las aportaciones para ambas causas también se pueden realizar a través del teléfono citado anteriormente y en las cuentas bancarias de la entidad (en el concepto indicar el destino al que se quiere donar):

  • IBERCAJA: ES21 2085 2052 00 0300091219
  • LA CAIXA: ES08 2100 2160 77 0200163396
  • SANTANDER: ES10 0049 6003 56 2016026313
  • BBVA: ES52 0182 3107 13 0201603939

Cáritas Ucrania

Las oficinas de Cáritas Ucrania continúan atendiendo a la población necesitada, teniendo en cuenta los actuales riesgos. Las 36 oficinas alrededor del país y la Cáritas nacional en Kiev y Lviv trabajan online. Todos los programas han reconvertido los centros en lugares de apoyo a desplazados internos. La mayoría se dirigen al oeste del país o a cualquier punto fronterizo.

Dependiendo de la situación concreta de cada región, también se está evacuando al personal de algunas oficinas (sobre todo en el Este y Kiev). Las oficinas de Cáritas, que no están siendo atacadas, se están preparando para atender a los desplazados internos.

Cáritas Ucrania ha preparado un proyecto de emergencia para satisfacer las necesidades básicas de las personas vulnerables en su desplazamiento. Ante la situación y en base a la experiencia de 2014, los equipos humanos ya están formados en ayuda de emergencia.

Las Cáritas de los países colindantes (Cáritas Polonia, Cáritas Rumanía, Cáritas Bulgaria, Cáritas Eslovaquia y Cáritas Moldavia) con Ucrania también se están organizando para gestionar esta crisis humanitaria. Una situación que ya ha provocado más de dos millones de personas refugiadas, según informa Acnur.